La economía… a la bolsa

"Me mandé una cagada." Confeso Miceli la semana pasada a sus colaboradores tras el episodio de la bolsa con dinero encontrada en el baño de su oficina.


La ministra (ex actualmente) se venia encargando de llevar adelante nuestra economía desde que asumió con el gabinete de Kirchner. Es indignante entonces que justamente ella que tuvo un cargo tan importante cometería un error así. Ella exclama que se los presto su hermano pero no hay ninguna prueba de ello, ni de ninguna transferencia u operación inmobiliaria como ella dice.


Según los datos recogidos en el expediente, el ladrillo de 100 mil pesos hallado en las oficinas de Miceli salió del Banco Central hacia la financiera Caja de Crédito Cuenca de San Martín, el 21 de mayo. Pero lo que va a constar en el pedido de indagatoria es que no hay ninguna prueba contundente de cómo salió el ladrillo desde Cuenca hacia el hermano de Miceli.

 
Las declaraciones de Miceli rebasan lo triste y pasan a lo preocupante. Ésta acepto su torpeza aunque niega haber cometido un delito. Hace una semana antes de renunciar dijo: “Pensé en tantas cosas... pero hoy no soy yo, sino la ministra de Economía de un equipo de gobierno que me tiene que decir, sobre todo mis autoridades, el jefe de Gabinete y el Presidente, los pasos que tengo que dar".

 
¿En que habrá pensado?, seguramente no en el pueblo Argentino.
Miceli no ha dado detalles sobre esta supuesta compra inmobiliaria. En el expediente no aparece nada declarado por ella fuera de las declaraciones publicas.
 

Algo concreto hay: después de la visita al Banco Central y de recibir un informe oficial de esa entidad, quedó certificado que el ladrillo de 100 mil pesos con el número de lote, el 38.057 bco 30, fue a parar a la Cooperativa Cuenca. Lo que sucede es que la financiera dice que no hubo extracciones de 100 mil pesos o más desde el 21 de mayo hasta que se encontró el dinero en el despacho de Miceli, por lo cual hasta parece oscuro, para el fiscal, la forma en la que se movió el dinero.
 

Como explicará la ministra esto no lo sabemos. Pero si sabemos algo: que este gobierno sigue dando claras muestras abiertas de corrupción. Están frente a nosotros.
En el más alto nivel del Gobierno califican como “una tontería”, “un olvido”, la aparición del dinero en el despacho de la ministra. Razonan incluso que ésa no es la forma de actuar de una persona corrupta. Debe ser porque ellos lo saben muy bien. De Vido consideró que a la ministra no habría que echarla por corrupta, "habría que echarla por boluda". Eso declaro exultante el súper ministro, quien quizás también hace funcionar a su baño privado como un cajero recaudador.
 

Lo cierto es que ésta renuncio traicionando así a todos los argentinos que la votaron dentro del gabinete del Presidente Kirchner. Mas allá de sus ambiguas declaraciones demuestra una cobardía e incapacidad total.
 

En el texto de la renuncia trata de ampararse en el daño que le haría al gobierno: "la difusión de actos concernientes a mi vida privada vinculándolos con mi actividad pública ha generado un daño inmerecido a mi honorabilidad que indudablemente afecta a nuestro gobierno. Deseo ya mismo, frente a las autoridades judiciales, quedar en un plano de igualdad como cualquier otro ciudadano, para esclarecer los hechos, de manera total y definitiva en el menor tiempo posible". No sabemos si ésta tiene honor o conoce que significa la palabra. Pero aunque el gobierno aun mantenía confianza en ella, prefirió renunciar.

 
Los Argentinos debemos exigir la verdad, esta banda de corruptos no puede seguir gobernando. Esta mujer es solo una pequeña demostración de la clase de gente que nos gobierna. Debemos abrir los ojos y rechazar estas cosas. El destino de nuestra Nación esta en juego.

¡ARGENTINOS: DIGAN NO A LA CORRUPCIÓN!
¡LIBERTAD Y PAN!


¡JUSTICIA Y LIBERTAD!

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu correo electrónico!

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión