La Ley de Educación Sexual promovida por el Poder Ejecutivo Nacional y el Ministerio de Educación

Con sorpresa y desagrado hemos caído en la cuenta de que el concepto "genero" es ahora un concepto cultural.

 

El llamado "proyecto de armonización de políticas públicas para la promoción de derechos, salud, educación sexual y prevención del VIH/SIDA en el ámbito escolar" colisiona contra el sentido común, donde los conceptos agarrados de los pelos y las definiciones dudosas de términos archiconocidos pero sacados de contexto terminan demostrando que el gato tiene cinco patas.

 

Es así que en el artículo publicado por Marta Lamas, se define al "genero" como "un concepto que ayuda a comprender que muchas de las cuestiones que pensamos que son atributos naturales de los hombres o de las mujeres en realidad son características construidas socialmente que no tienen que ver con la biología" (sic).

 

Teniendo en cuenta este concepto errado de las cosas nos cabe pensar y preguntarnos seriamente si esta pseudo-filosofa y naturalista escribió y elaboró estos conceptos en un fumadero de opio mientras se daba con morfina...

 

Desde hace más de 250 años, el concepto de "genero" en las ciencias biológicas y naturales, de las cuales la medicina es una rama que abarca al hombre como especie, está definido con toda claridad y solamente alguien que busque destacarse a cualquier precio y adquirir protagonismo social para su propio brillo personal puede en su vanidad discutir lo natural.

 

"El estilo es el hombre" (naturalista francés Buffon, 1778). Si el estilo de Marta Lamas es este, su nivel académico y su claridad conceptual e intelectual están seriamente comprometidos y ponen en duda su cordura.

¿Habrá leído esta "iluminada" de la filosofía naturalista del Siglo XVIII y sucesivos al gigantesco Buffon?

 

Posiblemente no, ya que los 36 tomos de la obra de este autor, padre de la filosofía de las ciencias naturales junto con Erasmo Darwin (abuelo del autor de "El Origen de las Especies") es demasiado esfuerzo mental para una menta tan chiquita.

 

Esta "iluminada" tal vez también desmienta a Darwin con sus pluscuamperfectas definiciones de letrina, pero sin caer en la critica vana y absurda diremos que advertimos un cambio en la raza humana de la Tierra, donde si el concepto genero no esta claro, el concepto especie tampoco. Asistimos al nacimiento entonces a través de Marta Lamas de una raza donde los hombres tienen mamas y las mujeres pene. ¿creará Marta Lamas al famoso marimacho por obra de un portento? Pensamos que no tiene capacidad ni preparación para eso. Si esta señora pretende crear conceptos nuevos sobre los que ya avanzo la ciencia hace siglos y han servido a la misma provechosamente para el progreso de la humanidad, ésta mujer que no sabe a ciencia cierta en que parte de la especie humana debe ubicarse debería consultar a un buen profesional de la psiquiatría para definir su situación fronteriza.

 

Fuera de broma y hablando mas en serio, y ya dejando de lado conceptos elaborados en una noche de tormenta en medio de rayos y truenos, debemos poner mucha atención en el efecto social destructivo de estas definiciones que desnaturalizan el concepto de sexo y subvierten las ideas atacando especialmente a los indefensos, los niños, de una forma absolutamente alevosa y malvada. La traición también está en el Ministerio de Cultura y Educación de la Nación.

 

Pero no es lo único. Bajo el aspecto de un ataque encubierto y solapado a la Iglesia Católica, también se lleva a cabo un ataque al resto del clero de todas las demás confesiones religiosas sin distinción.

 

Si como dice Marta Weiss "la escuela es uno de esos escenarios donde se va desplegando el proceso de crecimiento que incluye la sexuación de un niño, y lo que se haga o deje de hacerse en ella tendrá algún tipo de efecto en él" (sic), entonces estos conceptos absurdos y desnaturalizados pueden producir un solo efecto en el niño: LA CONFUSIÓN. ¿Pretende el sistema confundir a la sociedad llevándola al caos y la contradicción natural en pos de "recetas políticas extranjeras"?

 

Si como expresa la ley de educación sexual esta problemática encierra según Mabel Grimberg "complejos procesos que incluyen el problema de reconocimiento y el desarrollo de estrategias de cuidado y autocuidado que no deben pensarse en términos individuales" (sic), respecto del VIH/SIDA, entonces el criterio está errado y tal ley es un fraude maquinado vaya a saber por que elemento enemigo del Pueblo y antinacional.

 

La medicina ha repetido hasta hartarse a lo largo de los años que la mejor prevención contra las enfermedades es la profilaxis, y esto significa tomar los elementos y decisiones necesarias para evitar enfermarse.

 

Ante el avance de enfermedades infectocontagiosas tan peligrosas como el SIDA, donde el riesgo de pandemia es muy alto, dejar librado al libre control individual la política sanitaria del país es liberalmente lógico, pero políticamente irresponsable. Tenemos derecho a estar sanos y el Estado debe protegernos.

 

Es sabido que la ley federal de educación fue dictada por el Rey de España en persona para los países de habla hispana, y toda vez que la ley de educación sexual está incluida en la educación del Pueblo, nos preguntamos si también tendrá algo que ver en ésta decisión, y en ese caso a que o quién favorece.

 

"La ONU ha reconocido los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, de ésta manera constituyen una ampliación de los derechos a la salud y al desarrollo"(sic). Pero, ¿esto significa que si las Naciones Unidas no reconocen los "derechos sexuales y reproductivos", los humanos no los tenían? ¿Se reúnen en sesión las Naciones Unida para definir disparates?

 

Desde la época del pitecantropus erectus, hasta el homo sapiens, los seres humanos se reprodujeron sin las Naciones Unidas, y no hablemos de los animales, los insectos y otros tipos de seres vivos que por no haberle pedido el derecho sexual y reproductivo a la ONU, seguramente no podrán ejercerlo por no gozar de la declaración correspondiente...

 

La Naturaleza no necesita del derecho ni de organismos internacionales para abrirse paso sola, no pide permiso a nadie y la vida se abre camino a empujones y donde exista un tonto o un imbécil que se atreva a hacerle frente en su infantil actitud solo tendrá por respuesta desaparecer del mundo. La Naturaleza destruye a sus enemigos y no pide permiso. Entonces, ¿con que criterio absurdo pretenden las Naciones Unidas otorgar y definir derechos sexuales y reproductivos a las personas como "derechos humanos"?

 

Es evidente que esto forma parte de una estrategia internacional para imponer conductas desviadas tendientes a confundir a la población, a destruir el orden lógico de las cosas, a subvertir las costumbres y minar desde lo mas profundo del ser y la niñez el orden natural y normal de la sexualidad de los seres vivos.

 

Si la naturaleza hubiera querido un silo sexo, no hubiera hecho dos, y si la homosexualidad es una opción de vida, no por eso es natural, ya que no se nace homosexual.

 

Actitudes como esta, que traicionan a la Nación, solo pueden mover a la lastima y el rencor. Por todo lo dicho este Movimiento se opone terminantemente y considera inaceptable la desnaturalizada ley de educación sexual en las escuelas.

 

Proponemos al Pueblo levantarse contra esta decisión del Poder Ejecutivo y sus cómplices internacionales y exigimos la estricta aplicación del Orden Natural de las cosas en el sentido lógico de la vida, y la creación e implementación de leyes que defiendan el Orden Natural de los sexos, el sentido lógico de la sexualidad, el genero - masculino y femenino- que es sacado de contexto a través de las ciencias de las letras y la filosofía materialista nihilista y distópica que atenta contra la salud mental y sexual de la niñez. Reclamamos verdaderas leyes de educación sexual.

 

Presidencia del Partido

¡Libertad y Pan!

 

 

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu email!

 

Artículos Relacionados:

- Educación en Democracia: Rebeldía Estudiantil y Decadencia Cultural

- El Sistema Educativo Argentino

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión