Elecciones: $5.000.000.000

Recientemente quien ejerce el Poder Ejecutivo de la Nación con mejor o peor suerte, Cristina Fernandez Wilheim de Kirchner anunció la aprobación del presupuesto de dinero del Tesoro Público destinado al operativo electoral de octubre del corriente año, donde elegiremos en el país a vaya a saber qué de buena posición en el campo político.

 

Independientemente del desastre sociopolítico, cultural, institucional y financiero por el que atraviesa el país en una suerte de autismo irracional donde las instituciones no funcionan salvo para los espurios intereses de los "funcionarios públicos" y los socios del poder, según los casos, el Poder Ejecutivo Nacional se olvido lisa y llanamente de la gravísima situación por la que atraviesa sector productivo mas relevante de nuestro país: el campo.

 

La enorme mortandad de animales y la sequía mas violenta de los últimos 50 años no encontraron por parte de quienes dirigen el estado otro eco o acto de solidaridad que el de declarar el estado de emergencia agropecuario (sin ayuda ni presupuesto y meramente declarativo) y destinar en todo cuanto sea posible la para este momento del país exorbitante suma de dinero de 5 mil millones de pesos para la campaña electoral nacional destinados, claro está, a malgastar el maltrecho Tesoro Público, sostener a los parásitos políticos de todos los poderes y sus socios de turno y alimentar las esperanzas institucionales para los cargos a los que aspira sanamente la nueva horda política de "cazadores de puestos públicos" de todo tipo y ralea perteneciente a todos los partidos políticos representados en el Congreso Nacional y en las negociaciones y tráficos de influencias mas o menos deshonestas de los cargos por las carteras de gobierno del Poder Ejecutivo, verdadero lugar de caza de todos los aventureros políticos y del clientelismo parlamentario.

 

De mas esta decir que el patriotismo brilla por su ausencia donde se destaca por triunfante y victoriosa la ambición y la codicia y la enfermiza y superindividualista egolatría y vanagloria personal de los respectivos candidatos de los partidos políticos mayoritarios quienes siempre han demostrado, en los últimos tiempos, solamente una cosa: una firme voluntad por el poder y un amplio uso de la demagogia.

 

Solamente en el plano de la imaginación se podría soñar con tener una clase política distinta, solidaria, patricia y heroica, que con grandes renunciamientos absolutamente necesarios destinara este exorbitante presupuesto electoral a la promoción industrial para fuentes de trabajo, a la infraestructura agropecuaria, a enfrentar la crisis del campo que afecta el autoabastecimiento de productos de primera necesidad y las exportaciones de granos y carnes, a la salud, la educación, y la seguridad de las personas amenazadas por la criminalidad organizada.

 

Increíblemente y cada cuatro años, el cuadro político es el mismo con distintas caras, nuevamente en el horizonte de la esperanzas aparece el paraíso y el sistema político perverso recurre a la "fabrica de héroes" para convencer con mentiras políticas y esperanzas vanas a la crédula masa de idiotas para que sostenga con sus votos a los candidatos de la trampa organizada.

 

Entonces, como si fuera una película ya vista, reaparece y recrudece la inseguridad mas salvaje, violenta y destructiva que ha visto nuestro país en los últimos años, y se ponen nuevamente de moda los secuestros extorsivos que en mas de un caso encubren el costo de campañas partidarias y de los candidatos políticos donde nunca se sabrá hasta donde fueron financiados por el delito organizado, y por esta razón nunca declararan a la justicia de donde salieron los fondos extra de campaña, pues el crimen no paga.

 

Tomemos en cuenta que "inseguridad" no alcanza como termino para definir las cosas por su verdadero nombre: criminalidad, ahora como un terror sistemático implementado y avalado por negligencia, incapacidad, irresponsabilidad o desinterés por parte de quienes tienen a su cargo la defensa de la población y la protección de la vida de las personas, es decir, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Nación, el Ministerio del Interior de la Nación, y el Ministerio de Defensa de la Nación, convirtiéndose así en cómplices y encubridores de un acto criminal que mata personas, destruye familias y pone de rodillas a la Nación sometiéndola al miedo, al pánico y obligando a sus habitantes a vivir presos en sus casas, con rejas en puertas y ventanas.

 

¿Elecciones? ¿Para qué? ¿Presupuesto electoral? ¿Para qué? ¿Gastos inmensos? ¿Para que?

 

Sepa el pueblo votar y no resucitar héroes prefabricados y dioses moribundos el pasado.

 

¡Libertad y Pan!

Presidencia del Partido

 

 

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu email!

 

Artículos Relacionados:

- La Resurrección de la UCR

- Drogas y Clientelismo

- Elecciones: Legitimando la Tiranía

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión