Inmigración Indiscriminada

-Abuso de derecho y xenofobia -

Los recientes acontecimientos de conocimiento público que tuvieron como protagonistas a Néstor Kirchner, al ex diputado provincial por Buenos Aires Luis D´Elía (jefe de piqueteros pagados por sectores oscuros de la política nacional), y la toma de la Municipalidad de Lanús por parte de extranjeros indocumentados exigiendo derechos que ni los propios ciudadanos tienen hoy en día, llevan a pensar que la situación de la sociedad en general está tomando un giro violento impredecible.

El reciente discurso de Néstor Kirchner, degradado a la categoría política de candidato a diputado provincial, en el que en Lomas de Zamora y otras localidades vomitó resentimiento y amenazas exhortando a la población a "llenar de votos" su modelo y proyecto político bajo la amenaza encubierta de que si no es así, la Nación volvería a la situación del año 2001, pone de manifiesto que estamos frente a un criterio de gobierno por medio del terror. Estamos ante un gobierno terrorista, que aplica la amenaza en forma sistemática sobre la población a través de los medios de comunicación.

De nada sirven las disculpas por amenazas proferidas contra mas de 40 millones de personas. El daño ya esta hecho. La ausencia de temor amparada en la protección por parte de las instituciones del Estado, en este caso la justicia, deja bien en claro que se está ante un caso de impunidad: quien no teme ser castigado por la ley por las faltas que se comete contra el Derecho Federal y en área criminal y correccional, porque el poder público mismo no castiga por ser cómplice, y además por no pronunciarse contra la intimidación pública, es un muy buen ejemplo de impunidad institucionalizada. Esta imprudente actitud por parte de un candidato a ejercer una diputación de un estado provincial argentino, hace pensar en la situación que podría darse si resultara electo, con inmunidad parlamentaria y libertad para decir lo que quiera sin temor a ser perseguido por la ley.

No es ajeno a este estado de virtual subversión social, política e institucional, donde la incompetencia, la mediocridad y la incapacidad gubernamental reina, la reaparición en escena de Luis D´Elía en el escenario político, en esta oportunidad como pregonero resentido y apartado de un cargo de diputado que no le quisieron dar quienes lo utilizaron previamente, porque arrastra mala fama y espanta los votos.

Este personero del terror al frente de un grupo de dudosos piqueteros bien armados recurrió por enésima vez al barato discurso de la xenofobia, esta vez atacando a la raza blanca desde una movilización convocada por él mismo y ante la pasividad del Estado y el silencio del INADI.

La discriminación tiene ahora el color blanco, y no proviene de un "negro" como se autotitula D´Elía, sino de un resentido social, un antipopular que busca protagonismo a través de los medios de comunicación. Este hombre, que obedece a fines oscuros bien pagados, que recurre a un discurso cada vez menos inteligente que persigue la división social y el enfrentamiento a través de la amenaza y la xenofobia, llega a comportarse como si la estupidez fuese una virtud, y el poder político nada dice.

Como broche de oro de una semana y media de conatos violentos y terror organizado, la impunidad se lució con 15 heridos, algunos de gravedad, en la localidad bonaerense de Lanús. Una turba de inmigrantes ilegales, en su mayoría indocumentados, portando armas de fuego de fabricación casera (tumberas), llevaron adelante el copamiento de la municipalidad argentina, produciendo incidentes graves contra el municipio y la institución policial, contra la seguridad de las personas y contra el derecho Soberano de la Nación.

Todo esto en reclamo de supuestos derechos igualitarios en un claro abuso de los derechos que la constitución nacional concede a los habitantes del suelo argentino. Estos sujetos de dudosa procedencia y tal vez escapados de su país de origen (Perú, Bolivia, Paraguay, etc.), cuyos respectivos cónsules ni siquiera se disculparon con el Estado argentino ante este atropello violento y armado, donde gran parte de los heridos fueron los nuestros, representan la perdida de soberanía política e institucional de nuestro país por parte de facinerosos y delincuentes extranjeros.

Reclamaron violentamente "vivienda digna" para ellos y sus hijos. ¿Viviendas usurpadas reclamadas por la fuerza y amenazando a la Nación y al Pueblo? En un país con mas de 5 millones de desocupados y sin vivienda, sin salud, sin seguridad, con una cultura en decadencia y con la corrupción reinando en las altas esferas del poder, con candidatos políticos que solo aspiran a ocupar cargos como cazadores de puestos políticos, con una justicia obsecuente e inoperante y una economía nacional destruida, Fuerzas Armadas en ruinas y territorios nacionales ocupados por potencias extranjeras, un grupo de extranjeros violentos nos exige por la fuerza derechos que ni siquiera nosotros poseemos.

Ante ésta situación cabe solamente una decisión firme y contundente: fuera con ellos y prisión a los culpables.

Lamentablemente el silencio y la inoperancia de los poderes del Estado y la clara falta de una política migratoria seria y responsable permite que acciones como ésta se realicen amparando el abuso de derecho sobre la Soberanía Nacional.

Solo cabe preguntarse algo: ¿Quién dentro de la clase política se ve beneficiado con la acción de estos grupos extranjeros? ¿Quién se beneficia con sus votos a cambio de radicaciones otorgadas en 1 mes y medio? ¿Quién se beneficia otorgándoles jubilaciones de $750 a personas que nunca trabajaron en el país, pagadas con fondos del Tesoro Público mensualmente como sucede en San Justo o Lomas del Mirador en La Matanza? (distrito electoral con mas de 2 millones de habitantes y plenamente poblado de barrios marginales).

Nuestros muertos y desamparados aumentan día a día y el dengue se encarga del resto. Y entonces ¿cualquiera viene a exigirnos lo que no podemos dar porque nos falta? Ante este hecho injusto e indignante y ante el atropello de nuestra Soberanía por parte de extranjeros en nuestro propio país solo decimos una cosa que representa todo nuestro sentir y deseo de libertad, de autorespeto y amor propio, de Pueblo Digno y generoso y amigo de las buenas y leales intenciones, justo y libre por derecho propio y deseoso de la felicidad y la alegría que nos han arrebatado: ¡FUERA CON ELLOS!. ¡LUCHE Y SE VAN!.

La base de la amistad es el respeto. Si no hay respeto no hay amigos.

Presidencia del Partido

¡Libertad y Pan!

 

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu email!

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión