La Próxima Guerra contra Irán

y la Posición Argentina ante los Gobiernos de Izquierda promovidos por Inglaterra

 

Los recientes acontecimientos sucedidos en la Republica Islámica de Irán con motivo de las elecciones presidenciales del 12 de junio del 2009, donde quedaron al descubierto las maniobras británicas para derrocar al régimen del Presidente Mahmoud Amadinehad, promovidas por agentes extranjeros en Teherán a fin de implantar un sistema liberal permeable las potencias de la OTAN y su presencia en Medio Oriente (Irak, Afganistán, etc.) llevan a pensar forzosamente en la preocupante situación internacional de Argentina frente a la coyuntura mundial.

 

Es sabida la posición que adopta Inglaterra desde hace mas de un siglo frente a los estados que deciden resistir la tiranía de su Imperio, donde el Reino Unido promueve golpes de estado sangrientos contra los gobiernos nacionalistas, implantando posteriormente gobiernos totalitarios comunistas que concentran la economía y rinden al Imperio suculentos beneficios obligando a estos países a comprar a sus colonias y sus aliados en este neo-mercantilismo liberal globalizador.

 

Inglaterra promueve golpes de estado, Francia exporta revoluciones, y ambos se reparten las ganancias y las miserias de los pueblos sometidos. En esta suerte de teatro político internacional Argentina se ve envuelta desde 1991 como aliado beligerante extra-OTAN para el Atlántico Sur.

 

Es sabido que ese año Raúl Alfonsín y Carlos Menem (Pactos de Olivos 1 y 2) gestionaron con la Cámara de Diputados y Senadores un tratado con la OTAN a través de George Bush padre a fin de enviar a Irak y Kuwait tropas de tierra y asesores del aire y al Golfo Pérsico dos fragatas misilísticas, todo bajo la apariencia de "apoyo logístico" (buque hospital, avituallamiento de tropas e insumos de guerra), en el marco de una irrisoria y ridícula posición neutral "pacifista" donde Argentina invirtió para su envío militar varios millones de dólares que la OTAN nunca devolvió, además de las victimas militares que tampoco indemnizó.

 

Desde que el mundo es mundo el que va a la guerra no va en misión de paz aunque se ponga cascos azules o de cualquier otro color, y el país que envía naves de guerra por la razón que sea es una potencia militar enemiga.

 

En este cuadro de situación Argentina se ve envuelta y arrastrada a la inminente acción bélica contra Irán por parte de los aliados de la OTAN (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Australia, etc.) y para obligar a la población a no resistirse ante la declaración de guerra futura se la amedrenta con "cazas de brujas" ideológicas y políticas utilizando para ello la fuerza policial, organismos de control constitucional, al Ministerio del Interior y al de Justicia, a la prensa y agentes de inteligencia de todo tipo a fin de intimidar con mucha anticipación a los habitantes del país a fin de que no se resistan llegado el momento al reclutamiento de tropas muy bien pagadas (pero que nos comprometen a todos por ser de nuestras Fuerzas Armadas) para que tomen parte en esta suerte de acto de piratería mundial en perjuicio de estados que nunca nos han hecho daño, y todo para favorecer a sus aliados en Oriente Medio a costa de nuestra sangre.

 

No hay que olvidar que Inglaterra no es ni será jamás nuestra amiga: 200 años y cuatro guerras lo atestiguan; pero Francia y su política internacional de Derechos Humanos tampoco. Una derrocó a los gobiernos populares como al peronismo del 55 con un golpe liberal, la otra exporto revoluciones de izquierda a Argentina y América del Sur, no para entregar el poder al pueblo y a la masa obrera, sino para quedarse con el poder dirigido por Francia para imponer entre ambos su yugo en el Río de la Plata y alrededores.

 

Argentina no esta interesada en esta guerra en Medio Oriente ni en ninguna otra, como no sea la de enfrentar a sus enemigos de siempre y recuperar su soberanía territorial y política (Malvinas y sistema de gobierno sin ingerencia extranjera), y el MJL se opone terminantemente a todo tipo de presiones que minen su soberanía, vengan de donde vengan y se trate de quien se trate. No estamos dispuestos a sostener el engorde de las vacas ajenas: si quieren una guerra, que la hagan ellos.

 

Sostenemos le derecho de Soberanía y Autodeterminación de los pueblos, desde la perspectiva de nuestra Tercera Posición Independiente y Soberana, y también sostenemos la defensa de los derechos del hombre, pero sin ningún tipo de intromisión y supervisación de estados extranjeros para su funcionamiento en el país. Argentina es soberana o no hay Patria ni tampoco Pueblo Libre y Feliz, y todos los que conspiren contra estos principios deben ser considerados simples traidores a la Nación y al Pueblo, ya que el que pretenda arrastrar al Pueblo Argentino a una guerra sangrienta que no le corresponde - por intereses foráneos y en beneficio de sus enemigos - no puede ser llamado de otra forma: TRAIDOR, CONSPIRADOR Y ENEMIGO DE LA NACIÓN.

 

El amordazamiento de la Nación para evitar la justa reacción popular contra tales hechos conspirativos tiene justificativo en la persecución ideológica de las líneas de pensamiento antibelicistas en un país donde el debilitamiento de la defensa y de las Fuerzas Armadas y las purgas ideológicas permanentes contra sus miembros y veteranos de guerra, llevan a la Milicia Nacional a estar integrada de forma tal que no sea otra cosa que un ejercito partisano de guardacostas y policías aeronáuticos que no pueden hacerle frente a operaciones militares durante mas de dos días de fuego continuado, sometiendo al país a la amenaza militar externa en caso de negarse a participar con la OTAN, con la 7ma flota norteamericana para el Atlántico Sur reconstituida recientemente desde su desaparición en 1946.

 

No permitamos que se nos involucre en una guerra mundial sin motivo y sin razón. Resistamos a nuestros enemigos de adentro y de afuera, de lo contrario solo nos queda un camino y es el de la sangre de nuestros muertos futuros por causas ajenas al país, donde la consigna en beneficio de ellos y en perjuicio de nosotros será siempre la siguiente: "la guerra es un negocio, invierta un hijo".

 

Argentina se defiende.

Por el rearme argentino y la soberanía política y militar.

Presidencia del Partido

¡Libertad y Pan!

 

 

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu email!

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión