Unitarios y Federales

División nacional, enfrentamiento civil y desmembramiento del país

 

 

En las mas recientes manifestaciones públicas expresadas en forma oral por distintos dirigentes ruralistas entre los que está Alfredo De Angelis se volvió a poner sobre el tapete luego de mas de 150 años la consigna de la guerra civil argentina del siglo XIX: Unitarios y Federales.

 

Los ojos del Pueblo asistían atónitos e incrédulos y sin poder entender como es que después de mas de un siglo y medio pegábamos un salto hacia el pasado para caer en la cuenta de que no aprendimos nada.

 

Unitarios y Federales representaban respectivamente intereses políticos y militares de Francia e Inglaterra en el siglo XIX, que en el caso de los Estados Unidos se debatían entre Demócratas y Republicanos, y luego el Norte y el Sur, Yankees y Confederados, y en Méjico Liberales y Demócratas con Benito Juárez a la cabeza enfrentado a los intereses franceses representados por Maximiliano de Austria finalmente fusilado por Juárez en Queretaro en 1867.

 

Este problema no es de origen americano; surge de la mente de Maximiliano Robespierre en 1793 cuando ordena a su gobierno unitario mandar a la guillotina a todos los federalistas, cosa que efectivamente se hizo.

 

En su resentimiento furiosamente antimilitarista y puritano político-jesuita con un concepto bastante trastornado de las virtudes cristianas mal entendidas por su enfermizo cerebro, concibió en medio de su delirio la destrucción del federalismo mediante la condena a muerte de sus adversarios políticos en esa revolución de propietarios y usureros contra el Rey de Francia que se llamó históricamente Revolución Francesa.

 

Este es otro de los males heredados de la conspiración británica en el territorio de Francia en el siglo XVIII, que estaba integrado por ocho naciones distintas entre si, y que en el caso de Orleáns que pertenecía al ducado del primo del rey, Felipe "Igualdad", respondía a Inglaterra por ser territorio inglés en medio de territorio francés. Este hombre conspiró contra su primo el rey por la promesa inglesa de ocupar el trono de Francia. Lo mandó a la guillotina y estuvo a cargo de la organización y desarrollo de las revueltas independentistas norteamericanas del cargamento de té y el pago de los impuestos del Estado de Nueva Orleáns. Dispuso y ordeno la ejecución de su primo Luis XVI solo por ambición personal. Inglaterra no cumplió con su promesa de nombrarlo monarca de Francia y terminó también en la guillotina en 1793.

 

Así las cosas, luego de 225 años no han cambiado para nada, solo cambiaron las caras, las personas, los conspiradores, los traidores a su Pueblo, los agentes extranjeros al servicio de Inglaterra y otros estados donde la situación es la misma y con los mismos enemigos.

 

La retrograda visión histórica del imperialismo anglofrancés ha llevado al mundo a dos guerras mundiales en el siglo XX, y a mas de 300 guerras menores en todas partes del mundo hasta el día de la fecha.

 

Nuevamente asistimos a este acto traidor de la Unidad Nacional con la reaparición en escena de "unitarios y federales", nuevo proyecto de división nacional, enfrentamiento civil por motivos económicos y políticos con miles de agentes de inteligencia y conspiradores de toda laya en el medio.

 

El desmembramiento de los territorios nacionales, el surgimiento del neocaudillismo, la ruptura y el desconocimiento de los pactos preexistentes de la Constitución Nacional, con Francia operando de Buenos Aires al sur e Inglaterra en el resto del Territorio Nacional, donde la consigna es "dividir para reinar", la sublevación incentivada malignamente en las reservaciones aborígenes digitadas por oscuros intereses al servicio de Inglaterra sumado a la criminalidad y a los saqueos, paros gremiales y narcotráfico, a lo que se suma la próxima reforma política promovida desde el Poder Ejecutivo Nacional, la falta de salud, la miseria y la marginalidad organizada, la degradación de la cultura y la enseñanza entre otras bendiciones del sistema, hacen que para nosotros como Pueblo vivir en el paraíso sea un infierno de mano de estos dos grandes estados del mundo, es decir, de nuestros "amigos" de siempre.

 

Argentina necesita, exige y reclama su Libertad.

 

No dejemos que nos engañen. No dejemos que nos dividan. No dejemos que nos mientan. No dejemos que nos maten. No dejemos de ser libres y dignos ante los ojos del mundo, reconstruyamos Argentina, ahora o nunca.

 

PRESIDENCIA DEL PARTIDO

 

¡Luche y se Van!

¡Libertad y Pan!

Movimiento por la Justicia y la Libertad

 

 

 

Subscribirse:

¡Recibí nuestros artículos y novedades en tu email!

 

Artículos Relacionados:

- Desprotección Argentina: Carrera armamentista en Sudamérica

- Trascendido: D´Elía en Acción

- Inmigración Indiscriminada: Abuso de derecho y xenofobia

- Denuncian Intrusión Militar estadounidense en Chubut

- Nilda Garré y su contrabando de armas

- El Desprecio de la Soberanía por parte del Estado Traidor

 

Deje su opinión sobre este artículo:

- Sección de Opinión